fbpx

Un secadero solar o deshidratador solar es una herramienta perfecta para conservar nuestros alimentos durante mucho más tiempo y que podemos hacer en casa fácilmente. Además, en el caso que no podamos darle utilidad a nuestras verduras o frutas es una opción para ser más eficientes y responsables con los alimentos del huerto urbano.

Para qué sirve un secadero solar

La deshidratación de alimentos es una técnica antiquísima para conservar alimentos mediante la cual se elimina el agua que contiene el alimento para evitar la proliferación de bacterias y microorganismos descomponedores y así se mantenga en buen estado durante mucho más tiempo. 

Lo vemos diariamente en las pasas, en los dátiles, en los orejones o en todos esos “chips” de plátano, manzana o fresa que últimamente se están poniendo tan de moda como snack saludable.

Gracias a la deshidratación, conseguiremos que nuestros alimentos:

  • Se conserven en perfectas condiciones durante meses e incluso años.
  • Mantengan sus propiedades nutritivas.
  • Conserven su sabor e incluso lo intensifiquen por la concentración de sus azúcares.
  • Ocupen menos espacio y no llenemos el congelador con estos. Además son más fáciles de transportar.
  • Estén listos para comer o cocinar en salsas o como guarnición o aderezo.
  • Podamos disfrutar de snacks saludables en cualquier momento.

Cómo construir un secadero solar

Podemos construir nuestro secadero solar de una manera muy sencilla y con materiales que podemos tener en casa sin mucha complicación.

Los materiales son:

  • Listones de madera del tamaño que queramos que tenga nuestro secadero.
  • Cola de carpintero y pincel para extenderla.
  • Puntillas y un martillo.
  • Malla de gallinero del tamaño del secadero y una grapadora para fijarla a la madera.
  • Fibra geotextil o papel secante como el del horno (si es oscuro mejor, ya que calentará más el aire de dentro del secadero y ayudará al proceso).
  • Cristal o metacrilato del tamaño del secadero.

Los pasos son los siguientes:

  1. Hacemos un marco con los listones.
  2. Seguidamente hacemos otro y lo pegamos encima.
  3. Ponemos la malla de gallinero que fijamos con grapas.
  4. Hacemos otros dos marcos más y seguimos haciendo pisos.
  5. Colocamos el geotextil o papel secante.
  6. Colocamos los alimentos que queramos secar.
  7. Ponemos el cristal o metacrilato y ¡a esperar!

Finalmente, si lo prefieres puedes ver como nuestra compañera Lola explica los paso a seguir para construir tu propio secadero solar para hortalizas y frutas.

¡Recuerda Huertumer! Deja unas ranuras a los lados para hacer una corriente de aire dentro del secadero. Tapa esas ranuras por la noche para evitar la humedad y que se ralentice el proceso de secado. Si los alimentos son de gran tamaño, córtalos en rodajas o trozos de no más de 1 centímetro para evitar que el secado se alargue en el tiempo.

¡Mucha suerte y esperamos las fotos de vuestros secaderos! O recetas con tu verdura o fruta deshidrata. ¡Aquí te enseñamos nuestros tomates cherry!

Si quieres saber más te invitamos a que sigas nuestras redes sociales: Youtube, Instagram y Facebook para seguir aprendiendo todo lo necesario sobre los huertos urbanos y convertirte en un verdadero Huertumers.