fbpx

Buenas tardes Huertumers! 

Hoy vamos a hablar de un elemento esencial para la vida en la Tierra y para nuestros huertos: EL AGUA. Y es que, la Tierra realmente debería llamarse Planeta Agua o Planeta Azul, como indicaban algunos astronautas: desde el espacio, nuestro planeta se ve como un punto azul. El 70% está cubierto por agua: océanos, mares, lagos…

Entonces, ¿porqué nos preocupa tanto el desperdicio de agua? El caso es que la mayoría de esta agua es salada (97.5%), por lo que no podemos aprovecharla para consumo humano ni para nuestros cultivos. El agua dulce, en su mayoría, está en depósitos subterráneos o en forma de hielo (más del 99%), por lo que solo nos queda disponible menos del 1% que se encuentra en lagos y ríos. Si entendemos bien el ciclo, nos daremos cuenta que el agua disponible en el planeta es siempre la misma, solamente cambia de estado (líquido, sólido, gaseoso).

Cada español consume una media de 136 litros por día según el INE. Nos parece mucho (y lo es), pero, si nos ponemos a pensar, es el agua que bebemos, con la que nos duchamos, utilizamos el wc, limpiamos la casa, cocinamos, lavamos ropa, regamos nuestras plantas… Es muy cómodo abrir el grifo y disponer de agua potable, pero sabemos que en otras zonas del mundo no es así y que incluso en países “desarrollados” está siendo cada vez más cara, por lo que podríamos considerarlo como un bien de lujo.

El ser humano ha desarrollado tecnologías para conseguir agua dulce, extrayendo del subsuelo (construyendo pozos) o transformando agua salada en dulce (industrias desalinizadoras) Pero lo cierto es que estas tecnologías crean impactos negativos en los ecosistemas, los pozos llegan a secarse y el agua desalinizada tiene un coste económico y ambiental muy alto (requiere de mucha energía y produce residuos tóxicos altamente salados).

¿Que hacer entonces? ¿Está todo perdido? Por supuesto que no! Solo hay que hacernos responsables de nuestro consumo y concienciarse en gastar menos, incorporando ciertos hábitos desde donde podemos hacer algo: nuestra casa. Te contaremos algunos consejos al final de este post! 

Pero antes, vamos a echar la mirada un poquito atrás… Antiguamente, hace 100 años aproximadamente, toda casa española tenía su propio aljibe: había costumbre de recogida de agua de lluvia. Con las canalizaciones a principios del siglo XX, esta agua pasó a segundo plano. 

Ya hay países en el norte de Europa que están desarrollando y recuperando tecnologías sencillas y baratas para utilizar esas aguas en sus edificaciones. Es un agua limpia y aprovechable para muchos usos, para todo lo que no requiera agua potable: el váter, la lavadora, lavar el coche, la limpieza de casa…

Aquí te dejamos algunos consejos para ahorrar agua y aprovecharla para nuestro huerto:

  • El agua de lluvia es perfecta para regar, a las plantas les encanta, ya que no contiene el cloro del agua potable del grifo. Cuando llueva, acuérdate de poner tus regaderas bajo la lluvia!
  • Riega las plantas al amanecer o anochecer, para evitar que el agua se evapore. Además, es cuando más les gusta!
  • Instala canalones o bajantes de recogida de agua en tu terraza o fachada. Es una instalación de bajo coste y fácil instalación.
  • Cuando laves verduras o fruta, hazlo con un recipiente debajo para poder aprovechar el agua para riego.
  • Utiliza el agua de cocer pastas o verduras para regar. Recuerda, hay que dejar que se enfríe antes de utilizarla para no dañar las raíces de nuestras plantas!

¿Se os ocurren más consejos para ahorrar agua en nuestros hogares? No dudes en comentarlos más abajo! 

Que viva la lluvia!