Cómo extraer semillas de tomate - Huertum
18530
post-template-default,single,single-post,postid-18530,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

Cómo extraer semillas de tomate

Tras un gran verano con una estupenda cosecha de tomates te gustaría conservarlos para que el año que viene verdad? Pues de una manera muy sencilla podrás extraer las semillas del mejor tomate de tu cosecha. Sigue los siguientes consejos de elección del mejor tomate para conservar su morfología, resistencia y sabor y la técnica de extracción y secado y tus tomates la temporada que viene estarán aún más ricos!

 

Los criterios para escoger un buen ejemplar del que extraer las semillas del tomate son:

  1. Un crecimiento regular de la planta.
  2. Una buena floración y buena fructificación.
  3. Plantas resistentes a ataques climáticos, enfermedades y plagas.  
  4. Una buena cosecha en función de su rendimiento y forma del fruto.
  5. ¡Un buen sabor por supuesto! 

Tomates en su mata

Una vez tenido en cuenta estos criterios para la elección de nuestra mejor mata…

Llegamos a la extracción de las semillas:

  1. Coge un tomate de la mata seleccionada, uno bien maduro que aún esté en la planta. Se recomienda coger el primer tomate que sale de la planta y dejarlo madurar, pero si ya es demasiado tarde para eso, deja madurar uno que tenga buen aspecto y ese te servirá!
  2. Si no tienes una planta de tomate aún ni conoces a nadie que te pueda dar uno buen ejemplar, la mejor opción es ir a un mercadillo ecológico y escoger un buen tomate, pregunta al hortelano que seguro que te ayudará!
  3. Corta el fruto por la mitad.Mitad de tomate con semillas
  4. Extrae la semillas del tomate adheridas a la pulpa con una cuchara y viértelas en un recipiente o extráelas apretando manualmente.
  5. Déjalas reposar en un recipiente con agua durante dos días, las semillas y pulpa fermentarán, hasta que se forme un hongo blanco.
  6. Remueve el líquido varias veces al día para favorecer el desprendimiento de la pulpa y la separación de las semillas. Este proceso de fermentación ayuda al control de algunas enfermedades, eliminar microorganismos patógenos y el cubrimiento gelatinoso.
  7. Transcurridos un par de días las semillas se encontrarán depositadas en el fondo del recipiente
  8. Colócalas en un tamiz o colador y lávalas para eliminar los restos de fruto la pelpa.
  9. Una vez que queden solo las semillas dejar reposar en agua con una solución desinfectante: agua con cloro, A.E de Árbol del Té, Tomillo…
  10. Vuelve a colarlas y ponlas a secar

 

Te dejamos unos truquitos para un correcto secado de las semillas:

  • Coloca las semillas sobre superficies antiadherente como plástico, papel, tamiz, rejilla
  • El secado de las semillas puede realizarse al aire libre a temperatura ambiente, en un lugar fresco a la sombra y con ventilación.
  • Evita secar las semillas sobre papel absorbente porque pueden quedar adheridas fibras y provocar daños en la semilla.
  • Muévelas de vez en cuando para mejorar la aireación, y obtener un secado más uniforme.

Para su correcta conservación puedes guardarlas en sobres de papel o botes de vidrio y puedes meterles un secante para que no se humedezcan con el tiempo, puedes utilizar una tiza ya que están compuestas de arcilla y yeso!

Brote de tomate

Y unos consejos finales en cuanto a extraer semillas de tomate…

  • Apunta la variedad y el año de cosecha.
  • Las semillas no se conservan eternamente, así que utilízalas al año siguiente de haberlas recogido y si te sobran ¡comparte mediante intercambios!

 

Aquí os dejamos el vídeo-tutorial!

Suscríbete a nuestro canal

Si te ha gustado la información que has encontrado y deseas mejorar tu huerto con nosotros, suscríbete a nuestra newsletter