Autocompostaje

¿Qué es el autocompostaje?

 

El autocompostaje es un proceso de degradación de materia orgánica en el que los microorganismos son los protagonistas. A lo largo del proceso, transforman algo que consideramos un residuo en un recurso muy eficaz para las plantas: el abono orgánico compost.

Es una técnica tan antigua como la agricultura. Los campesinos utilizaban los residuos de animales y vegetales para la fertilidad de sus cultivos. Esta práctica dejó de ser popular con la invención de los fertilizantes químicos, que aseguraban mayores rendimientos en cultivos. Con el tiempo, se ha demostrado que la masiva utilización de estos fertilizantes químicos altera el ciclo natural de la materia, dejando los suelos pobres y desprovistos de esta materia orgánica (ya que los microorganismos no están presentes). Sin embargo, el compost aplicado en los suelos garantiza la reserva de nutrientes, favorece la absorción y retención de agua, bloquea sustancias tóxicas, mejora la porosidad del suelo y mejora su fertilidad. Por esto la necesidad de realizar autocompostaje en nuestros huertos.

 

 

 

Tipos de residuos para autocompostaje

 

Dentro de los biorresiduos, se suelen dividir en dos tipos según su contenido en agua: seco y húmedo. Estos se irán depositando en capas, cuando se añada biorresiduo húmedo intentaremos taparlo con biorresiduo seco, para mantener la humedad del total de la pila o compostadora.

Tipos de Biorresiduos
  • Los húmedos son generalmente biorresiduos de rápida degradación, como puede ser el césped fresco.
  • Los secos sin embargo, son biorresiduos de degradación lenta, por eso intentaremos añadir el biorresiduo lo más troceado posible, intentando que sean trozos menores a 5cm. Si se quiere añadir material leñoso como ramas o restos de poda, se debe utilizar un biotriturador de ramas doméstico para añadirlas a la pila.

Debemos tener en cuenta que la mezcla de biorresiduos seco y húmedo debe ser a razón de 3:1; es decir, 3 partes de biorresiduo seco por 1 parte de húmedo. Esto es debido a que el biorresiduo húmedo tiene altos contenidos en nitrógeno, y tiene que ser compensado por el carbono presente en el biorresiduo seco.

Tips a seguir para tu primer autocompostaje

 

 

  • Humedad. Aproximadamente el 60%. Esto lo podemos comprobar con la prueba del puño, que consiste en apretar un puñado del compost y observar la cantidad de agua que contiene. Hay que tenerla muy en cuenta, cuando veamos que nuestro compost está seco habrá que regarlo. 
  • Aireación. Hay que voltear (mover, airear) nuestro compost al menos una vez a la semana las primeras 4 semanas. Existen aireadores de compostaje manuales.
  • Tipo de residuo. Los residuos a compostar también variaran según el tipo de compostaje. Para el compost en pilas o compostadores, se puede ampliar a residuos orgánicos de diferentes fuentes, en resumen, todo lo que estuvo vivo antes de ser residuo. No sirven para hacer compost todos aquellos alimentos con alto contenido en grasa como carnes o pescados, productos lácteos o cítricos.

¿Cuál es el mejor lugar para colocar tu compostador?

La compostera o el lugar elegido para compostar deberá situarse en un sitio protegido del viento y la lluvia, donde las condiciones meteorológicas no cambien bruscamente y a la sombra. Lo ideal es debajo de un árbol de hoja caduca, donde hay sombra en verano y mantiene temperaturas templadas en invierno.

La compostera habrá que colocarla sobre la tierra, para que los microorganismos presentes en ella tengan acceso para colonizar el proceso. Si no tenemos la posibilidad de que la estructura se ubique sobre la tierra, podríamos añadir estiércol, tierra del huerto o compost maduro (ya terminado) en el fondo de la compostadora.

¿Y el vermicompostaje?

 

 

Vermicompostaje. Este tipo de compostaje es más especializado, centrándose en el papel que realizan las lombrices como descomponedoras. En este tipo de composteras solo podremos echar bioresiduos de origen vegetal frescos, evitando sobretodo las grasas. También hay que tener en cuenta no introducir muchos cítricos.

Lombrices en la tierra