Huertum huerto urbano | Cómo proteger tu huerto en verano.
1004
post-template-default,single,single-post,postid-1004,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

Cómo proteger tu huerto en verano.

Llega agosto y todo recuerda a vacaciones, si todo ha ido bien durante el mes de julio habrás cosechado los primeros frutos del huerto de verano y en este mes te pondrás las botas!

 

Pero no sólo eso, en agosto además de frutos cosecharás unas merecidas vacas, que por una lado estarás esperando entusiasmad@ pero por otro te tienen con la mosca detrás de la oreja pensando en cómo te encontrarás la huerta a tu vuelta.

 

Por este motivo, te queremos dar un par de consejos muy sencillos para proteger tu huerto antes de tu escapada. Aquí van!

 

Consejo 1: Acolchar

 

Una de las prácticas más aconsejables del huerto ecológico es acolchar nuestras plantas. Esta acción conocida como mulching o acolchado consiste en proteger mediante la colocación de una cobertura permanente la tierra con un material orgánico con un espesor suficiente que permita aislar el sustrato del aire.

 

Podemos acolchar con paja, restos de poda, siega, corteza o cualquier otro material que pueda descomponerse con el paso del tiempo como cartón o papel. Si optas por utilizar los recursos que te ofrece tu huerto o jardín como incorporar los restos de poda o césped sobre la tierra, tienes que tener especial atención de que estén libres de plagas y enfermedades, ya que podríamos perjudicar el huerto en lugar de mejorarlo!

 

Acolchar la tierra de la huerta (mulching) o el sustrato de nuestros recipientes es una de las prácticas más recomendadas en agricultura ecológica, algunas razones son:

 

  • Al incorporar una capa de acolchado, se evita que la radiación solar incida directamente sobre el sustrato, disminuyendo la evaporación y por tanto, manteniendo la tierra húmeda durante más tiempo. De esta forma, conseguimos un riego más eficiente de nuestros cultivos  y mantener la tierra más hidratada.

 

  • Al utilizar un material orgánico, tiene la ventaja de ir descomponiéndose gracias a la actividad de la flora bacteriana del suelo. Esto hace que nuestros cultivos ecológicos vayan recibiendo dosis de nutrientes de forma constante, sin necesidad de que tengamos que añadir materia orgánica extra para los cultivos más exigentes, que ahora en verano son casi todos! Ya que necesitan grandes concentraciones de nutrientes para formar ricos y sabrosos frutos!

 

  • La sombra que proporciona la capa orgánica evita la germinación de hierbas no deseadas y que compiten con nuestros cultivos. Acolchando tenemos que pasar menos tiempo en la huerta eliminando hierbas adventicias y más disfrutando de ella!
  • Protege la tierra de las intensas radiaciones solares, evitando que dañe la flora microbiana y bacteriana que da vida al suelo, sin la cual las plantas no podrían tener los nutrientes de forma asimilable para incorporarlos a su metabolismo.

 

  • Conseguimos crear un microclima que amortigua la temperatura, siendo más estable. De este modo, conseguimos que las raíces no sufran las oscilaciones de temperatura que se producen entre la noche y el día.

 

  • Además, al disminuir el riego también se reduce el lixiviado de nutrientes que se producen al disolverse en el agua y ser arrastrada.

 

Os tengo que reconocer que para esto del huerto ecológico siempre intento buscar el toque estético a estos paisajes comestibles, así que os cuento que mi material “vivo” preferido para acolchar la huerta es con plantas!! Si si…aunque parezca un poco loco si acabamos de decir un poquito más arriba que uno de los beneficios de acolchar es evitar que germinen hierbas adventicias ahora nos contradecimos. Y es que podemos usar acolchados verdes como el trébol blanco con el que protegemos nuestros cultivos, el sustrato o tierra, ofrecemos un entorno más amable y lo mejor de todo! conseguimos un aporte extra de nitrógeno gracias a las bacterias que viven en sus raíces capaces de absorber nitrógeno atmosférico sin que compita con las plantas cultivadas.

 

Consejo 2: Aplicar Diente de León

 

Al igual que a mí, seguro que leer Diente de León te hace pensar en infusiones y propiedades depurativas, pues estas en lo cierto! Pero en este caso nos vamos a centrar en las excelentes propiedades que le proporcionará a tu huerto si lo usas en él.

 

Quizás aún te imaginas esta planta como trocitos de partes de planta secas en bolsitas o botes de cristal y no en su estado natural así que te voy a dar alguna pista, la planta de diente de león es esa a la que más de una vez le has pedido un deseo cerrando los ojos con la llegada de esa esfera blanca  más conocido como molinillo de viento o abuelito.

 

Ahora que ya sabes cual es no vas a poder parar de verla porque está en todas partes!

 

El diente de león es una planta vivaz de unos 40 cm de altos con hojas dentadas y una flor central amarilla que al madurar sus frutos dan lugar a las semillas voladoras que nos llegan a nosotros en forma de esfera blanca.

 

Para mi tiene una gran función en el huerto y es que entre sus propiedades su purín ofrece la capacidad de prevenir el estrés ante una sequía. Es muy útil cuando sabemos que nos ausentaremos algunos días pulverizar o regar las plantas con este biopreparado con el fin de ayudarles a resistir el calor de agosto sin que sufran demasiado en nuestra ausencia.

Además, el diente de león contiene vitaminas A,B,C, D y E y minerales como Azufre, Calcio, Cobre, Fósforo, Hierro, Magnesio y Potasio que ayudarán a nuestras plantas a mantenerse con vitalidad y reducir el riesgo a ser atacadas por plagas y enfermedades.

 

Además esta super planta contiene saponinas con un leve efecto insecticida. En verano debemos de prestar especial atención a las plagas del huerto que proliferan con las altas temperaturas, al incorporar purín o extracto fermentado de diente de león tendrás una solución preventiva contra ellas.

como proteger tu huerto diente de leon

 

Como prevención de stress hídrico se debe aplicar al 10% como mínimo 15 días antes de las posibles situaciones de sequía y a continuación con una aplicación mensual es suficiente.

 

Por resumir, si pones en práctica esto dos consejos en tu huerto o macetohuerto antes de las vacaciones te beneficiarias de:

 

  1. No preocuparte del riego si de repente llega una ola de calor característica de nuestra zona.
  2. Asegurarte de que las hortalizas recibirán el aporte nutritivo que necesitan para desarrollar los frutos a medida que se descompone el acolchado.
  3. Evitar que las hierbas adventicias le quiten los nutrientes a tus mimadas plantas.
  4. No calcinar las raíces con el sol intenso de agosto. La diferencia de temperatura de un suelo desnudo a un suelo acolchado puede llegar a ser de hasta 30ºC de diferencia en condiciones extremas.
  5. Evitar que sufran estrés hídrico y ayudarles a resistir las altas temperaturas.
  6. Fortificar las hortalizas dándole vitaminas y nutrientes con las que poder luchar contra plagas y enfermedades.

 

Y todo esto de forma muy económica, utilizando recursos de la propia naturaleza. Os animos a que lo probéis y que nos conteis!

Felices vacaciones Hortelan@s!