Huertum huerto urbano | La historia de las espinacas mágicas
815
post-template-default,single,single-post,postid-815,single-format-standard,qode-quick-links-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

La historia de las espinacas mágicas

El retrasado “veranillo” y las primeras lluvias hacen de octubre y noviembre unos meses estupendos para incluir las espinacas en nuestra huerta de otoño. Las espinacas tienen un ciclo bastante corto, por lo que en unas 8 semanas bajo las condiciones adecuadas, podemos cosechar esta fantástica hortaliza.

Precisamente, la rápida germinación y su fácil cosecha hacen de la espinaca una buena opción para cultivar con niños, motivándolos a vigilar cada día su huerto en casa y aprender a comer sus nutritivas hojas.

¿Cómo podemos hacer que los niños coman espinacas?

La cara de un niño delante de un plato de espinacas, es todo un poema. No sabemos si es la textura, el sabor, o el intenso color verde lo que les hace montar la “pataleta” y consigue que al final acabes por evitar este plato en su dieta. Sin embargo existen muchísimas deliciosas y divertidas recetas con espinacas para niños y sus propiedades nutritivas las hacen un alimento clave para el crecimiento de los más pequeños.

Esta preocupación también existía en los hogares de las familias norteamericanas de los años 30, tanto que  la Cámara de Productores de Espinacas junto con las autoridades sanitarias, queriendo fomentar su consumo entre los niños de esta generación, tuvieron la genial idea de desarrollar una tira cómica sobre un marinero cuyos músculos crecían por arte de magia y se hacían fuertes al tomar una lata de espinacas. ¿Adivináis de quien se trata?

Popeye y las espinacas mágicas

Popeye el marino soy!

Pues si! nuestro querido Popeye y sus entrañables historias con Olivia y Brutus nacieron de la necesidad de educar a los niños a comer estas hortalizas, y ésta es una buena historia para contarle a los más pequeños mientras siembras tus espinacas en casa.

Lo cierto es que aunque Popeye se creó para evitar las anemias de la época y potenciar la ingesta de alimentos ricos en hierro, las espinacas no contienen tanto hierro como entonces se pensaba, y todo se debía a un error de cálculo!!! Al parecer el culpable del error fue el científico alemán E. Von Wolf, que en 1870 publicó el dato relativo a la cantidad de hierro colocando mal la coma de los decimales, y multiplicando la cantidad de hierro en las espinacas por diez , otra divertida historia que contar!

Pero aunque no contengan tanto hierro como creía Popeye, sigue siendo un alimento con características ideales como la vitamina A, C y E, además de cantidades considerables de vitaminas del complejo B, potasio, calcio, magnesio, aportando una gran cantidad de nutrientes y muy pocas calorías (están compuestas en un 93% de agua). Se le atribuyen propiedades anticancerígenas, cardiosaludables y además ayudan a reducir el estrés.

Existen variedades de espinacas para plantar durante todo el año, así que no hay razón para abandonar la huerta ni temer al frío del otoño porque las espinacas toleran estas temperaturas. Ahora es una oportunidad perfecta para compartir con los más pequeños estas historias sobre espinacas mágicas y ellos seguro que disfrutan de cosechar, cocinar y comer sus propias espinacas.

En huertum encontrarás todo lo necesario y te ayudamos a cultivar tus espinacas en casa, pregúntanos!

Huertum plantando con niños